Archivo de la categoría: Sociedad de la Información

Por fin la evidencia gana este pulso


Tras muchos esfuerzos por defender lo evidente, es ya a partir del 25 de mayo de 2011 cuando es un requisito legal en la legislación europea que las autoridades reguladoras de las telecomunicaciones de los Estados miembros faciliten que los usuarios de Internet puedan acceder y distribuir la información o utilizar las aplicaciones y los servicios de su elección. Además de esta mejora para los usuarios de Internet, también entran en vigor otras normas importantes para la neutralidad de la red como es la transparencia en lo que se refiere a cualquier restricción que limite el acceso a servicios o aplicaciones, o la cuestión de las velocidades de conexión, la calidad del servicio (los reguladores pueden establecer niveles mínimos de calidad) y la capacidad de cambiar de operador rápidamente.

Después de largos períodos de discusión y de defensa de intereses, la naturaleza libre de la Red va tomando el camino que se merece y la legislación va estando de su lado. Tras una consulta pública que realizó la Comisión en 2010 y en la que los ciudadanos demandaban de forma mayoritaria una Red neutral podemos ver ya el informe aprobado que destaca la necesidad de asegurar un flujo sin trabas del tráfico por Internet, especialmente cuando las redes se congestionan, y así garantizar constantemente un buena calidad del servicio.

La Comisión ha pedido al Organismo de Reguladores Europeos de Comunicaciones Electrónicas (ORECE) que organice un ejercicio riguroso de análisis de la situación para conseguir una Internet abierta y neutral, evaluando por ejemplo las barreras al cambio de operador, el bloqueo o el estrangulamiento del tráfico por Internet -el tráfico de voz por los servicios de Internet-, la transparencia y la calidad del servicio. La Comisión publicará, antes de finales de año, un informe con los datos sobre la investigación del servicio ORECE.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sociedad de la Información

Publicidad a la carta


El crecimiento de las redes sociales es una realidad que no podemos negar. Los usuarios se implican cada vez más y, por lo tanto, todos los ámbitos circundantes a ellos también se vuelcan en los nuevos formatos. Por ejemplo los medios de comunicación son uno de los que más repercusiones de futuro van a experimentar con Internet. A consecuencia de este cambio, la publicidad siempre de la mano de los medios, también tiene que evolucionar y situarse en los lugares en los que se encuentren los ciudadanos.

A pesar de este salto necesario, parece que todavía hay mucho miedo en la inversión publicitaria en los nuevos soportes en comparación con la inversión en los soportes tradicionales, según refleja el informe global sobre Predicciones para el 2011 en Tecnología Medios y Telecomunicaciones (TMT) , elaborado por Deloitte en su décima edición a nivel mundial.

El promedio de ingresos por usuario (Average Revenue Per User, ARPU), por concepto de publicidad en redes sociales, es casi 4 dólares. Esto significa que en 2011 las entradas totales por publicidad en redes sociales serán alrededor de 4 mil millones. Sin embargo, estos ingresos son significativos pues la industria está creciendo cada año hasta en 40%, además de que se le puede sacar mucho provecho gracias a su bajo coste y poca necesidad de infraestructura. El retorno de inversión (ROI) será lo más importante cuando las empresas consideren el uso de redes sociales como parte de sus estrategias de publicidad.

Por su parte, InfoAdex ha dado a conocer el Estudio de la Inversión Publicitaria en España 2011, que aporta alentadores resultados del crecimiento de la publicidad en Internet. Según esta 17ª edición del estudio, la inversión real estimada del mercado publicitario se situó en 2010 en 12.883,8 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 1,4% respecto a los 12.709,0 millones de euros registrados en 2009.

Los datos reflejan que Internet cerró el año 2010 con una inversión publicitaria de casi 800 millones de euros, lo que supone un crecimiento de alrededor del 21,5%. Internet alcanza el 13,6% de la tarta publicitaria, cada vez más cerca de los diarios, que con un 19% y una inversión de poco más de mil millones de euros, perderán algo más de un 4% respecto a 2009.

Quizá es poco probable que los ingresos en las redes sociales alcancen los obtenidos por los medios convencionales más importantes como la televisión en los próximos años, o, por lo menos, no al ritmo esperado. Además, es probable que las tarifas publicitarias, medidas en CPM (coste por cada mil impresiones – en Internet, cada mil banners), se mantengan bajas en comparación con otras formas de publicidad en la red y con los medios tradicionales. A pesar de todo, las redes sociales tienen un bajo coste de contenido, ya que simplemente suministran infraestructura y los usuarios son los que crean contenidos, por lo que puede ser la razón por la que la publicidad mantenga esa cautela.

La falta de confianza para invertir en Internet desde el punto de vista publicitario está clara. Pero puede que la nueva regulación de Europa con el marco regulador para la publicidad en Internet refuerze este desinterés.

El Interactive Advertisign Bureau Europe (IAB) lanzó este jueves el código de autorregulación para la publicidad online basada en el comportamiento. Esta nueva normativa modificará el uso de las cookies. Hasta ahora el uso de las cookies era gestionado por los comerciantes y titulares de las páginas web, pero con esta nueva legislación, y mediante un previo permiso aceptado por los internautas, serán los propios comerciantes los que usen esas cookies para vincular los datos de la navegación de los usuarios con la publicidad relacionada con los intereses de los mismos.

Las cookies son pequeños archivos de texto, capaces de guardar diferente información, que se almacenan en el disco duro de los ordenadores de los internautas conforme están navegando por Internet. Con el paso del tiempo, los cookies se han utilizado para fines comerciales y publicitarios.

En muchas ocasiones nos advierten de los beneficios y de los peligros que tienen las nuevas tecnologías y, en especial, en Internet. En este contexto uno de los ámbitos más peligrosos es el de la privacidad en lo referente al volcado de nuestros datos en estos perfiles sociales y en la Red en general. Por esta razón, muchos usuarios se han quejado del uso abusivo que se puede hacer de ellas. Pero no solo los usuarios se han mostrado reticientes, ya que su privacidad podía ser asaltada, sino que los propios comerciantes han destacado su posición de desventaja respeto a otros negocios on line de países extracomunitarios. Esta posición la defienden argumentando que éstos negocios no tienen la obligación de obtener el consentimiento explícito de los internautas para utilizar cookies.

Europa, además de haber publicado su propio marco regulador para la publicidad en Internet, ha creado una página web paneuropea, que proporcionará más información sobre el marco OBA en varios idiomas, así como una herramienta para gestionar los datos de las preferencias, incluida la desactivación del OBA. También se prevé un programa de educación para empresas y consumidores sobre este tipo de publicidad.

Deja un comentario

Archivado bajo Publicidad, Sociedad de la Información

Reflexiones sin pretensiones del encuentro #PEredes visto desde fuera


Después de que el pasado fin de semana se celebrara en Córdoba un encuentro de blogueros y periodistas organizado por la Oficina del Parlamento Europeo en España, no doy a basto a recorrer toda la información que ha generado. Lo primero felicitar a todos los que estaban allí, por el trabajo que hicieron, por sus tweets y por sus posts. No estar físicamente en un sitio y poder participar en un debate es algo impensable hace años y que francamente se agradece (y eso que además, esta vez lo he tenido que hacer “en diferido”, ya que el fin de semana he estado off-line, lo cual añade al tema la idea de que la redes sociales además de deslocalizar el debate, lo destemporalizan…). El caso es que éstas son unas pocas reflexiones sin pretensiones sobre el encuentro #PEredes visto desde fuera.

Los que me conocen saben que no soy una extremista de la vida en la red ni una experta en tecnología (vive Dios que no… 😉 ), pero supongo que gracias a gente como mi amigo José Luis y sus consejos se puede considerar que estoy entre los ciudadanos más bien digitalmente activos. Con #PEredes lo que he hecho quizá sea mi primera experiencia completa de participación on-line, y espero que no la última. He sabido del encuentro gracias a los tweets y el post de Macarena Rodríguez en la Oreja de Europa en la que nos ponía en la parrilla de salida, he seguido los tweets gracias al hashtag #PEredes un par de días después (las tarifas de datos en itinerancia es algo en lo que confío que la Comisaria Kroes nos ayude pronto, y parece decidida a ello), leído algunos de los posts de los asistentes después del encuentro y ahora escrito un post con alguna reflexiones sobre ello (gracias Elena por darme el empujón que necesitaba y este espacio para ello).

Lo que quiero decir es que si uno de los objetivos del encuentro es que se hable de Europa y uno de los temas sobre los que se debatió en él fue el modo de comunicar Europa en la red, pues desde mi punto ha sido todo un éxito, felicidades.

Si la forma es la adecuada, ¿qué pasa con el fondo? ¿Qué le pasa a la gente con Europa, o mejor, con la Unión Europea? Francamente, pretender que ciertas cuestiones de la actualidad europea sean de interés general es un objetivo que, aunque personalmente me parece que hay que perseguir pese a todo, hay que reconocer que es, al menos, muy complicado… Sobre todo si nos referimos a cuestiones políticas, institucionales, etc. Seamos francos, ¿qué porcentaje de la opinión pública nacional conoce la diferencia entre el Congreso y el Senado?; ¿todos los reunidos en una misma habitación serían capaces de hacer el who is who de los ministros del actual gabinete?; ¿cuántos de nosotros conocemos al diputado o diputados que representa a nuestra circunscripción? (en esto último yo personalmente reconozco que hasta ahora no, mea culpa). Si esto es lo cercano, ¿cómo pedir en serio a la gente que se interesa por ciertas cuestiones de la Unión Europea?

Primero hay que lograr ciudadanos activos, que tengan la voluntad de informarse y que así lo hagan (casi nada…). Lograr que los ciudadanos sean críticos cuando en política nacional se le echa la culpa a la Unión Europea sobre todos los males de la humanidad como estrategia para echar balones fuera, que sean críticos con la Unión Europea cuando no sea lo suficientemente ambiciosa, …, y que busquen (busquemos) los argumentos para basar nuestras opiniones, sean o no acertadas (al fin y al cabo son esos: opiniones).

Se habló del papel de los periodistas y de que cada vez hay menos corresponsales en Bruselas y es que está claro que su papel ha cambiado radicalmente. Un ejemplo de hace un par de días: el Consejo se reúne en Bruselas el jueves 16, sobre la mesa: la revisión del Tratado de Lisboa para adoptar el nuevo instrumento permanente de rescate. Al poco rato Herman Van Rompuy tuitea que ya hay un acuerdo sobre la reforma del Tratado. A la vez estaba escuchando el programa de Carlos Alsina, la Brújula de Economía (del que soy fan declarada) en el que se preguntaban qué estaba ocurriendo en Bruselas. La noticia estaba ya dada, quedó luego el espacio para el análisis de los que estaban al rededor de la mesa de Alsina.

Otra reflexión propia: La Unión Europea es compleja y eso es una gran ventaja para que todos tengan su palabra. Yo por ejemplo me lo puedo pasar pipa con una sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, o leyendo los considerandos de una Directiva como si fuera el Marca (creo que aquí se me ha ido la mano, aunque qué le vamos a hacer, hay raritos para todos los gustos…) pero lo pasaría fatal si me tengo que enchufar un documento sobre…, no sé…, vehículos verdes, que sin embargo es algo por lo que la Unión apuesta fuerte, y en el que seguro que alguien como mi hermana me ilustraría largo y tendido. Hay un campo enorme para crear opinión sobre Europa en tantas ramas como políticas comunitarias y aspectos de la vida le interese a cada ciudadano. Y seguro que hay ejemplos en las disciplinas más variopintas.

No me resisto a comentar algo que creo que dijo Macarena acerca de que no hay grandes reportajes en español sobre temas europeos. Alguien habló de The Economist (lo siento, he tratado de recuperar el tweet para citarlo en condiciones, pero el stream no me da resultados tan antiguos… :-)), y ahí me dieron donde más me duele… Siempre he considerado el modelo de The Economist como uno de los más inteligentes en el escenario actual: una publicación en papel que resiste, suscriptores fieles en los quioscos y en la red, respetabilidad, rigurosidad… Ésta es una opinión basada en mera apreciación personal, pero desde mi punto de vista, esto es porque The Economist no vende actualidad, que para eso ya están otros canales y formatos, vende análisis. Sus debates o los tés con el Economist son un ejemplo. Si yo fuera periodista, querría trabajar en The Economist (y si no, también, 😉 ).

En fin, éstas son algunas de las cosas que me vienen a la cabeza después de #PEredes. Creo que hubiera sido muy interesante ver qué opinaban los asistentes sobre lo que ha ocurrido unos días después en el Consejo con el tweet de Van Rompuy, o con el secuestro del tweet wall de la sala de prensa del Consejo. A la pregunta que muchos se hacen ahora: ¿hay que seguir con el tweet wall? ¿moderadores? ¿tweets sólo por bloggers o participantes autorizados?… Desde mi punto de vista, por favor, no tratemos de poner demasiadas puertas y filtros… cuando se coge la tijera a lo mejor se corta demasiado arriba, y cosido… ya no queda igual…

Lo dicho, felicidades a todos, sacar Europa a la calle y darle una vuelta como habéis hecho es algo que agradecemos, por eso Gracias!

2 comentarios

Archivado bajo Sociedad de la Información, Unión Europea

Cuando la realidad supera la ficción


Está claro que los comportamientos éticos de todos nosotros no pueden ser recogidos en códigos deontológicos ni pueden estar encorsetados dentro de normas concretas. Nuestra realidad es infinita y no puede introducirse dentro de un marco finito. La llegada de Internet ha supuesto un ejemplo donde la legalidad no puede imponer sus barreras fácilmente. A pesar de esto, seguimos empeñados en poner puertas al océano en temas como la propiedad intelectual u otras medidas que no llegan a solucionar ningún problema y únicamente favorecen a unos pocos económicamente.

WikiLeaks en este sentido es una actividad que ha sobrepasado a todas las espectativas y ha dejado fuera de combate a todos. Uno de ellos es la Unión Europea. Por este motivo, los miembros del Parlamento Europeo se reunirán en sesión plenaria en Estrasburgo para debatir sobre los recientes escándalos destapados por WikiLeaks.

Durante esta reunión se tratará el tema de la convivencia europea en los vuelos de la CIA un asunto sobre el que la Eurocámara ya estableció que la Unión tenía responsabilidad política, moral y legal del tema.

En relación con asuntos de política comunitaria, WikiLeaks reveló la desconfianza del presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, hacia la cumbre del clima en Cancún (México) o el dinero que EEUU habría pagado a los países de la UE a cambio de recibir presos de Guantánamo.

Además, se debatirá el reto de la ciberseguridad en la UE, un tema que los ministros del Interior comunitarios ya calificaron de “prioritario” en su última reunión en Bruselas. La Comisión Europea presentó su estrategia de seguridad interior, con un amplio capítulo dedicado a atajar la criminalidad a través de internet, el pasado 22 de noviembre.

Deja un comentario

Archivado bajo Sociedad de la Información, Unión Europea