Archivo mensual: noviembre 2010

La crisis llega al Eurogrupo


La crisis mundial ha llegado al Eurogrupo tras los anteriores incidentes con la recuperación de Grecia en mayo de 2010. Tras Grecia vino Portugal y ahora Irlanda. El pasado 16 de noviembre se celebró la reunión en Bruselas donde se presentó una total disponibilidad de la ayuda hacia Irlanda.

En estos momentos Irlanda vive una situación de crisis económica importante y, por ello, ha tenido que ceder y solicitar la ayuda del fondo.

A pesar de esto, se mostró indecisa en pedir esta financiación, ya que se encuentra inmersa en elecciones y esta resignación supondría la pérdida de votos de los actuales dirigentes.

Lo que no se puede negar es que la zona euro está en crisis, declaraciones como las de su presidente describen la situación de una manera muy caótica. La euro zona es una gran cuerda en la que estamos todos, si uno cae, caemos todos. Por ello, el fondo es elemental para evitar la caída del sistema.

Teniendo en cuenta este argumento parece razonable que Irlanda tenía que haber pedido la ayuda sin titubeos ni dudas, Pero, ¿hasta donde llega la fuerza política? Este es un claro ejemplo de que la política puede anteponerse a medidas que nos incumben a todos.

Si Irlanda hubiera alargado la aceptación de esta financiación los votos no se hubieran alterado, pero la mala situación que se hubiera producido les pasaría factura a nivel político tarde o temprano. La política debe mirar por el bien ciudadano en todos los ámbitos. Los ciudadanos son críticos y tienen consciencia de lo que pasa, por lo que no se les puede negar las evidencias. La verdad de las circunstancias debe ir siempre por delante, es la mejor cara a presentar. Afortunadamente la financiación se ha llevado a cabo y la intención política de un grupo no ha supuesto males mayores para todos.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Economía y finanzas, Unión Europea

La patente comunitaria se estrella contra el palo


Los ministros de competitividad trabajaron de nuevo hasta muy tarde, pero parece que no sirvió de mucho. Después de varios años detrás del acuerdo para poner en marcha el Reglamento de patente comunitaria, el escollo está esta vez en la unanimidad sobre el sistema de traducciones. Y es que aunque el esfuerzo integrador sea la bandera de la Unión Europea, renunciar a la lengua propia, o mejor dicho aceptar que se le puede dar mayor relevancia a una que no es la tuya y que no estás en el grupo de los elegidos, no es algo fácil de digerir por algunos Estados Miembros. Y esta vez la cosa ha ido por muy poco.

El caso es que si en la Unión estamos trabajando por incrementar la competitividad, el crecimiento y el empleo en lo que supone la Estrategia Europa 2020, y a eso sumamos que pretendemos reducir las trabas administrativas, especialmente para las PYME mediante iniciativas como la Small Business Act o Ley de la Pequeña Empresa; parecería bastante lógico reducir los costes para la empresas en una materia como la protección de sus creaciones e invenciones mediante patentes a nivel comunitario. Menos costes, más posibilidades de éxito.

Pero esta vez, con el idioma hemos topado…

El borrador de la Comisión propone que las patentes de la Unión Europea se examinen y se concedan en una de las lenguas oficiales de la Oficina Europea de Patentes (OEP), es decir en inglés, francés o alemán. La patente concedida se publicaría en una de estas tres lenguas y ésa sería la versión jurídicamente vinculante. La publicación incluiría traducciones de las reivindicaciones (la parte que describe el alcance de la protección) a las otras dos lenguas oficiales de la OEP. Esto que se resume de forma tan sencilla supone, ni más ni menos, que reducir los costes de patentar una invención en la UE a más de la mitad: de los 20.000 euros que cuesta ahora patentar una invención para 13 países a menos de 6.200 euros para los 27 Estados Miembros. O dicho de otro modo, con el sistema actual una empresa se gasta 14.000 euros en traducciones para patentar su producto para 13 países, con el nuevo se estima que para 27 se gastaría 620 euros.

Pues bien, en la noche del 10 de noviembre, una voz hablaba un idioma diferente en la reunión extraordinaria del Consejo de Competitividad. Entre los 27 Estados Miembros, España no daba su brazo a torcer y, junto con Italia, vetaba la propuesta. Una vez más, argumentos pragmáticos y objetivos se enfrentan a otros de otra índole, y resultan difíciles de conciliar. Aunque se esté de acuerdo en que el entorno comercial y laboral comunitario debe ser multilngüe y en que cuantos más idiomas se manejen más activo resultará (que lo estamos, y mucho), no se puede negar que no reducir las trabas y los costes que supone trabajar con las 23 lenguas oficiales de la Unión Europea (y las que vendrán) es caro y poco operativo.

En su intervención al cierre de la reunión del Consejo, la Presidencia belga se lamentaba con un “ha faltado poco, pero no ha habido unanimidad”. Si fuera un partido de fútbol, el comentarista gritaría “… el tiro se estrella contra el palo!!!, y los equipos (27, ni más ni menos) tendrán que jugar otra prórroga”. El partido se está haciendo largo…

Deja un comentario

Archivado bajo Economía y finanzas

Una reforma temprana, pero necesaria


Una de las expresiones que más temor suscitan a la población es la de: “Hay que hacer reforma en casa”. Las obras, en especial cuando se realizan en nuestros lugares más cotidianos, son engorrosas y tienen una especial facilidad para alargarse por pequeños detalles que las hacen inacabables. Quizá esta inquietante sensación es la que ha provocado el anuncio de la necesidad de reformar el Tratado de Lisboa…

La reforma parcial del Tratado de Lisboa acordada en la sesión del Consejo Europeo del 28 de octubre en Bruselas, ha sido la consecuencia necesaria del acuerdo común de los 27 para introducir un mecanismo de rescate permanente, además de establecer ciertas recomendaciones sobre estabilidad económica y la sólida preparación en caso de respuesta para riesgos económicos futuros.

En resumidas cuentas, el rescate de Grecia y las amenazas de rescates futuros (esta semana están soplando vientos amenazadores…) han provocado que los Estados miembros se planteen establecer un mecanismo financiero que permita actuar de forma rápida en casos de este tipo y que blinde el Euro. No entraremos en las discusiones de pasillo y en el pulso de los líderes europeos sobre cómo actuar en casos de indisciplina financiera de algún socio. El caso es que, resuelto el para qué, ahora queda resolver el cómo.

Y parece que no queda otra: reforma parcial del Tratado.

Un Tratado de Lisboa que entró en vigor el 1 de diciembre de 2009, y que por tanto no tiene ni un año.

 

Con esta adopción se dotaba a la Unión con el marco jurídico y los instrumentos necesarios para afrontar los retos del futuro y atender las demandas de los ciudadanos. Si algo marcó a este texto fue el largo proceso de ratificación que superó los últimos obstáculos con el sí de Irlanda en el segundo referéndum y las reticencias de la República Checa. Los esfuerzos parecían llegar a su final, pero de nuevo da la sensación de la que la obra sigue inacabada y abrir otra vez la caja de Pandora de las ratificaciones es algo que ofrece, como mínimo, reparos.

En la actual situación de crisis mundial parece necesaria esta reforma parcial, que asegure un mecanismo de rescate estable en casos similares que puedan darse en el futuro, pero la verdad es que estos cambios agotan y dan la sensación de que se sabe por donde se empieza pero no por dónde se acabará.

De momento, según las Conclusiones del Consejo de Octubre es el presidente del Consejo Europeo Herman Van Rompuy quien tiene el papelón de buscar la mejor forma de modificar el Tratado “de forma que los posibles cambios puedan ser ratificados a más tardar a mediados de 2013”. El próximo episodio será en el Consejo de diciembre.

Deja un comentario

Archivado bajo Justicia, Unión Europea

¡Eurored se pone en marcha!


¡Bienvenidos a Eurored!

En este blog vas a poder encontrar los temas más relevantes de la Unión Europea. Cada semana repasaremos los asuntos que más interesen o que nos podaís proponer vosotros.

Deja un comentario

Archivado bajo Unión Europea